Fondear con suficiente línea de fondeo ( de 3 a 5 veces la profundidad) en un sitio protegido del oleaje

Comprobar que nuestro círculo de borneo no interfiera con ningún obstáculo

Poner alarmas de fondeo (sonda, GPS, radar, etc…)

No dejar el barco sin vigilancia

Estar atento a cualquier cambio repentino del viento